Sobre mi

Soy Carmen Ercilia, experta en digitalización de negocios de marca personal de emprendedoras que quieren vender sus servicios y formaciones a través de Internet.

Mi objetivo es ayudarte a superar las barreras que te encuentras a la hora de digitalizar tu negocio. No sólo las barreras técnicas por el desconocimiento de las herramientas, sino también las barreras mentales como pensar que esto del online no va contigo, que eres poco tecnológica o que esas cosas mejor que las haga mi marido o mi primo…

Pero en el fondo te da rabia no poder sentirte más independiente, que si necesitas hacer un pequeño cambio en tu web, no necesites de un tercero, que a veces, ni te responde, o te hace esperar meses.

Tal vez no tengas todavía una página web, y en este momento no dispones de la inversión necesaria para delegarla, pero si de ganas e ilusión de hacerla tú misma, tener algo sencillo para empezar a mostrarte con un aspecto más profesional y tener tu propio espacio donde compartir tus conocimientos y servicios, en definitiva, para hacer crecer tu sueño: dedicarte a tu pasión.

Si es así, estás en el lugar indicado.

Mi historia personal.

Echando la mirada atrás pienso, ¿cómo he llegado hasta aquí?, ¿por qué hago lo que hago?…

Desde pequeña me ha gustado la psicología y los libros de crecimiento personal. Sin embargo, cuando llegó el momento de estudiar una carrera, Psicología no se cursaba en mi ciudad, por lo que finalmente me decanté por la Informática, algo que también me llamaba mucho la atención (Internet, las páginas web, esas primeras redes sociales…)

No fue fácil, pero como todo, cuando estudias y practicas, vas cogiendo confianza y te va gustando cuando ves que consigues resultados (cuando hacía la práctica de programación y conseguía que ese programita hiciera lo que yo quería, daba gustazo jejejeje).

Recién salida de la facultad en 2005, aún sin haber entregado mi proyecto de fin de carrera, me aceptaron para una beca remunerada en una multinacional en Málaga, y ahí empezó mi vida como trabajadora por cuenta ajena.

Al principio fue todo bien, era un nuevo reto que asumía con ganas. Iba a aprender cosas nuevas, a conocer gente y a empezar a ser independiente, ¡y eso me gustaba mucho! Pero al cabo de 2 años ya empecé a sentir que aquello no era para mi… Esto fue el principio del fin, un fin que se retrasó 10 años más, por miedos y creencias que desembocaron en enfermedad, depresión y ansiedad… Sentía que tenía una vida sin sentido. Que si me iba de este mundo, mi vida no había servido para nada. Ya te puedes imaginar como estaba. Y esto ya lo venía sintiendo desde 2013 (que yo recuerde), cuando caí gravemente enferma a muy poquito de ingresar en la UCI (por suerte esta parte de salud física mejoró, pero yo ya no estaba bien mental y anímicamente).

Finalmente en Octubre de 2017 empecé una excedencia de 6 meses, que una vez terminada no renové. No volví.

Desde el momento en que pedí la excedencia, yo sabía que no iba a volver… había decidido hacer algo diferente, algo que tuviera sentido, algo a lo que me hiciera ilusión dedicarle las horas del día.

Y el camino fue crear un trabajo por cuenta propia. No tenía ni idea de emprendimiento ni de qué iba a ser ese negocio. Comenzaba mi viaje.

Descubrir qué puedo aportar al mundo, que me encante, se me de bien y la gente me pague, ha sido un largo proceso de autodescubrimiento, reflexión, evolución, inversión, y todo lo que te puedas imaginar.

Y es que emprender un negocio no es fácil ni rápido, pero es un camino apasionante, lleno de aprendizajes y desarrollo personal. Es una batalla constante contra miedos e inseguridades. Pero si tienes claro el destino, el objetivo por el que lo haces, sigues adelante hacia tu meta.

¿Cómo te puedo ayudar?

Aunando estos 4 puntos que te comentaba, he encontrado mi Ikigai o propósito de vida. Esto es algo que va cambiando con el tiempo, porque nosotros mismos vamos cambiando y evolucionando, pero a día de hoy te puedo decir que mi Ikigai es ayudar a otras mujeres a hacer crecer su negocio, donde desarrollan su pasión o Ikigai, gracias a las nuevas tecnologías.

Les hago fácil y entendible lo que para ellas es complicado e incluso estresante, porque la primera vez que haces algo, (crear o manejar una web o usar una nueva herramienta digital) te puede parecer difícil y que pierdes mucho tiempo, pero cuando sientes la compañía y asesoramiento de alguien que ya conoce las herramientas y el modo más óptimo de utilizarlas, es todo más sencillo y seguro.

Tanto si quieres aprender como delegar, la mejor opción para empezar, es que reservemos una hora y hablemos de tu negocio, de lo que quieres conseguir y de tu situación actual, para poder recomendarte un plan de acción adecuado para ti.

¿Cómo te puedo ayudar?

Aunando estos 4 puntos que te comentaba, he encontrado mi Ikigai o propósito de vida. Esto es algo que va cambiando con el tiempo, porque nosotros mismos vamos cambiando y evolucionando, pero a día de hoy te puedo decir que mi Ikigai es ayudar a otras mujeres a hacer crecer su negocio, donde desarrollan su pasión o Ikigai, gracias a las nuevas tecnologías.

Les hago fácil y entendible lo que para ellas es complicado e incluso estresante, porque la primera vez que haces algo, (crear o manejar una web o usar una nueva herramienta digital) te puede parecer difícil y que pierdes mucho tiempo, pero cuando sientes la compañía y asesoramiento de alguien que ya conoce las herramientas y el modo más óptimo de utilizarlas, es todo más sencillo y seguro.

Tanto si quieres aprender como delegar, la mejor opción para empezar, es que reservemos una hora y hablemos de tu negocio, de lo que quieres conseguir y de tu situación actual, para poder recomendarte un plan de acción adecuado para ti.

Conóceme un poquito más

Me encanta el mar, soy la tonta del spa y mami de dos perros

Cuando quiero relajarme, voy a la playa o pienso en que estoy allí, sentada cerca de la orilla, oliendo la sal del agua, escuchando las olas, sintiendo la brisa del mar…
Desde que me mudé a Málaga en 2005, sentí que era mi hogar. Por su gente, su clima y sobre todo sus playas. ¡Me encanta Málaga!

También me gusta la vida slow y el mindfulness (a mi manera, no meditando, sino disfrutando del momento de relajación en el agua, ya sea piscina, spa o mar). Me da mucha paz, que luego transmito a mis cliente y a quien está conmigo.

Mis perros son unos seres muy especiales para mi. Forman parte de la familia, y me encanta verlos descansar, y a ellos hacerlo a mi lado en el sofá. Me transmiten una gran paz, y una gran enseñanza, “VIVIR AQUÍ Y AHORA”.

sobre mi 5
sobre mi mindfullness
sobre mi 7
sobre mi 8

Actualmente comparto hogar con mi marido y mis dos perros: Zipi el negrito y marrón, y Donna, la cruce de beagle. Ambos han sido adoptados en asociaciones protectoras de animales de Málaga.

No soy madre humana pero si perruna.

Donna
Zipi

Ayudo a la difusión de animales en adopción en mi tiempo libre

En las redes sociales tengo un proyecto llamado Mis perretes, creado en honor a mi primer perro Chato, que ya no se encuentra entre nosotros, por culpa de un bulto que desarrolló en el cerebro… Fue muy feliz y querido el corto período de su vida en que estuvo adoptado en nuestro hogar.

logo mis perretes
Cómo será tu vida en 5 años